Johanna Ortiz abre Colombiamoda no. 30 con 'Caprice'

Imagen de Inexmoda.

Imagen de Inexmoda.

READ THIS POST IN ENGLISH.

En los pasillos de uno de los edificios de la gobernación de Antioquia, hoy el Palacio de la Cultura, multitudes de colombianos fashionistas esperaban ansiosamente el muy anticipado desfile de la diseñadora Johanna Ortiz, que inauguraría la 30ª edición de Colombiamoda. Cinco años después de su última presentación en Colombiamoda, el espectáculo simboliza el regreso de la diseñadora a las pasarelas del evento de moda más grande de su país, después de una pausa de cinco años.

_MG_0200.jpg

Caprice Resort 2020

de Johanna Ortiz

Pero la pausa de Ortiz se debió a cualquier cosa menos inactividad; no, la diseñadora caleña ha trabajado incansablemente para lograr posicionar su marca en 23 países y transformar su modelo para vender el 90% de su producción a través de plataformas en línea como Moda Operandi, Bergdorf Goodman y Net-a-Porter. Hoy, Johanna es una de las diseñadoras más importantes de América Latina, produciendo el 100% de sus productos en Colombia. Un ejemplo de su transformación: la marca Johanna Ortiz pasó de producir 3,000 prendas en 2014 a 28,000 en 2019, generando alrededor de 313 empleos en Cali, Colombia.

Su nueva colección, 'Caprice', fue creada para la señorita aventurera, una joven con espíritu jovial; ella está en constante movimiento, y ama todas las cosas tropicales. Comenzando con una canción de otra época, "Siboney" de Connie Francis, el escenario estaba tapizado con hojas secas invernales flanqueadas por las columnas monumentales del Palacio de la Cultura, y acompañado por la humedad de una noche de verano en Medellín. Para los estampados de la colección, Ortiz se inspiró en la "flor del borrachero" de Cali, una flor grande y fragante que es tan bella como es tóxica; una metáfora para la mujer salvaje representada en esta colección.

Imagen de Inexmoda.

Imagen de Inexmoda.

La mujer que representa 'Caprice' es alegre, femenina y elegante, pero con una vena rebelde que le permite una mayor libertad para bailar encima de la mesas y salir a un evento elegante sin aplicarse maquillaje. Ortiz la viste en sus volantes tradicionales—a veces plisados, con estampados de flores, toques de color como rojo, naranja, rosado y azules, batas de cola, y para marcar la cintura, moños asimétricos de gran formato y correas de doble hebilla. Además, en esta colección las mangas fueron protagonistas: amplias y voluminosas, evocan la década de los 80 y le agregan aún más pompa a la mujer Johanna Ortiz.

En las propias palabras de Ortiz, "No es sólo una colección de resort. Es una colección de transición, entre una temporada y otra. Estas son colecciones intermedias que para los compradores son más importantes que las colecciones de primavera-verano y otoño-invierno. Es el momento más importante del negocio, porque es cuando los compradores reciben un mayor presupuesto".

Y así, 'Caprice' de Johanna Ortiz, es una colección de vestidos de fiesta para la señorita aventurera, destinada a las noches tropicales de verano sin fin; una serie de looks que combinan el estilo resort con piezas atemporales y vestibles.