Consumo con un propósito

Ejemplo de diseño consciente: el Zero Waste Bistro que debutó el año pasado en WantedDesign Manhattan durante New York Design Week representa un modelo de restaurante pop-up construido de empaques reciclados y que elabora abonos con basura orgánica. Foto de  Nicholas Calcott.

Ejemplo de diseño consciente: el Zero Waste Bistro que debutó el año pasado en WantedDesign Manhattan durante New York Design Week representa un modelo de restaurante pop-up construido de empaques reciclados y que elabora abonos con basura orgánica. Foto de Nicholas Calcott.

Logotipo ImasD-02.png
 

Read this post in English.

ImasD es un estudio de diseño y estrategia con sede en Medellín, Colombia, reconocido por su trabajo con marcas que se adaptan al cambio. Hoy continuamos nuestra colaboración con este estudio de diseño colombiano, en el que imasD aporta una serie de publicaciones sobre temas relacionados a las tendencias de diseño, branding y la identidad latinoamericana.

La segunda parte de la serie la contribuye Camila Arango, Design Researcher del equipo de imasD. Camila es Ingeniera de Diseño de Producto, y le apasionan los temas del medio ambiente y el diseño ético. Actualmente en ImasD es líder de proyectos especiales y ha dictado charlas y talleres para algunos de los clientes a nivel nacional e internacional. A continuación, encontrarán que ella tiene una visión informada con respecto al tema del consumo ético y consciente. grupoimasd.com

omnitural1.jpg

“En La marcas conscientes, son los beneficios, los ingredientes y la experiencia la que hablan por sí mismos”.

La tendencia ‘Better for you’ es un tema social, cultural y económico, donde las personas están dispuestas a pagar el costo de los productos, por el bienestar que ofrecen y los beneficios que brindan al cuerpo, mente y espíritu.
— Camila Arango, Design Researcher de imasd
Camila+Arango

En un entorno cambiante y diverso, las personas han entrado en un proceso por intentar ser mejores, tanto con ellos mismos como con los demás. Pero constantemente se enfrentan a una lucha interna entre lo que les gustaría consumir y lo que “deberían” consumir para lograr ese bienestar esperado; gracias a una serie de conductas, se les dificulta el camino hacia la búsqueda de un consumo más consciente, sostenible, transparente y ético. Estas conductas están basadas en la recompensa inmediata y el placer que esto genera.

¿Qué pasa cuando todas estas conductas no nos dejan ser conscientes y responsables con lo que consumimos?

A pesar de las barreras, la consciencia de las personas ha involucrado todo el entorno, comenzando por las marcas. Estas diseñan productos y servicios que responden a las necesidades del momento, y se encuentran basados en el cambio de mentalidad y estilo de vida que están incorporando sus usuarios. Aquí es donde nace la tendencia Better for you, que habla de lo simple y la simplificación en todos los puntos de contacto, es un tema social, cultural y económico, donde las personas están dispuestas a pagar el costo de los productos, por el bienestar que ofrecen y los beneficios que brindan al cuerpo, mente y espíritu.

Bilanz_imasD2.jpg

Entonces nacen marcas con un propósito y una coherencia desde su esencia, diseñadas para aquellas personas que le dan importancia a todo aquello que consumen y compran. De manera que centran sus acciones en brindar un bienestar exponencial, aprovechando las propiedades curativas de cada ingrediente sin sacrificar calidad, creando experiencias que los motivan a cuidar su cuerpo y mente, pero sobre todo ha incorporar la consciencia en hábitos que se verán reflejados en el estilo de vida.

En Colombia, marcas como Bilanz surgen a raíz de esa necesidad de las personas y se encargan de entregar bienestar de adentro hacia afuera con su propuesta integral y consciente, donde ofrecen un proceso con sueros funcionales para revitalizar, verse mejor, complementar la nutrición y combatir el estrés, entre otros. Incluso la identidad y comunicación de la marca transmite su esencia, equilibrio y vitalidad, y esta se manifiesta en colores, espacios, productos y complementos que brindan calma, confianza y experticia. Es de esta manera, como una marca consciente comienza a ser coherente en todos sus puntos de contacto.

La marcas conscientes son el resultado de entender los productos y servicios como algo que va más allá de las ventas; son los beneficios, los ingredientes y la experiencia la que habla por sí misma. Estos factores, hacen que estas marcas tengan un valor agregado de constante bienestar.

Otro ejemplo del diseño consciente, el Zero Waste  Tucurinca  es una silla completamente tejida con cuerdas sintéticas recicladas.

Otro ejemplo del diseño consciente, el Zero Waste Tucurinca es una silla completamente tejida con cuerdas sintéticas recicladas.

En conclusión, el rigor por saber y comprender lo que estamos comprando y consumiendo, nos permite explorar productos y servicios más allá del placer inmediato. Es por esto, que el resultado de la consciencia de las personas, ha invitado a las marcas a perseguir esas dinámicas que puedan amplificar sus sentidos; la forma de verse y sentirse bien en su cuerpo puede impactar positivamente en ellos y en su entorno.

De esta manera, la consciencia nos llevará a buscar aquellas cosas que nos hacen sentir plenitud, en nuestra mente y cuerpo, sin tener como primer filtro el dinero, o específicamente la indulgencia, sino el placer por sentir ese bienestar esperado.